Celebramos en nuestra Arquidiócesis de Guayaquil: La Semana de la Familia.

Desde el 1 al 9 de septiembre celebraremos en nuestra Arquidiócesis la “Semana de la Familia”.

La Semana de la Familia es, ante todo, una semana de oración, meditación y celebración que se realiza en cada comunidad de la Arquidiócesis de Guayaquil. La finalidad última es elevar nuestra plegaria común para pedir que las familias sean verdaderas cunas de santidad. Por tanto, lo más importante es propiciar un ambiente de oración a lo largo de toda la Semana por la familia, que puede extenderse a la oración en los hogares y que concluye con la celebración del Día de la Familia Evangelizadora al fnal de la misma. Este triple eje (oración, meditación y celebración), puede ser desarrollado de distintos modos, de acuerdo a la características propias de la pastoral que se realiza en cada parroquia o comunidad eclesial, escuelas, colegios y en los hogares de cada familia.

Mons. Luis Gerardo Cabrera, Arzobispo de Guayaquil, nos dice sobre esta semana: “Que en esta semana de la familia, en los distintos momentos de oración, reflexión y celebración, renovemos una vez nuestra vocación a la santidad, animados y acompañados por María, la Madre de Jesús y Madre nuestra”.

El lema que este año se tendrá será “Peregrinos en santidad”, la santidad no nos separa de la vida de las demás personas, de sus alegrías y tristezas, angustias y esperanzas; todo lo contrario, nos acerca mucho más a lo que pasa en el mundo familiar, social, económico, político, cultural, religioso y ecológico. Si la santidad es la meta y el camino, debemos manifestarla en todas las circunstancias, particularmente en nuestro compromiso con el amor, la verdad, la defensa de la vida en todas sus expresiones, la justicia, la paz; de este modo, no hay lugar para la “fuga mundi” (huida del mundo) ni para la indiferencia.

¿Quién puede organizar la Semana de la Familia?

1) Parroquias

2) Comunidades religiosas

3) Grupos y Movimientos Apostólicos

4) Escuelas, colegios y universidades

5) Todos los hogares.

Entre todas las actividades que se pueden realizar están las siguientes:

La familia está llamada a ser el espacio donde cada ser humano aprende a caminar con esperanza en medio de las tinieblas que se expanden alrededor de ella. Una familia que enseña y vive la condición de peregrinos hacia la Patria Celeste, es una familia que alumbra el mundo con la luz de Cristo. La Semana de la Familia de la Arquidiócesis de Guayaquil quiere ser ese grito positivo de todos los fieles que se dejan alumbrar por Cristo y llenan su corazón de la esperanza que da el saber que Cristo es siempre el vencedor que nunca nos falla.