El Papa Francisco envía un mensaje a su Santidad Bartolomé I, Patriarca Ecuménico de Constantinopla, con motivo de la Fiesta de San Andrés.

Una Delegación de la Santa Sede, encabezada por el Cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, participó en la solemne Liturgia Divina presidida por Su Santidad Bartolomé I en la iglesia patriarcal de San Jorge al Fanar, Estambul, con motivo de la Fiesta de su patrono, San Andrés. Al final de la Ceremonia, el Patriarca Ecuménico dio lectura del mensaje-autógrafo enviado por el Papa Francisco.

En el mensaje, el Papa Francisco transmite sus sentimientos de profundo afecto a San Andrés, Patrono del Patriarcado Ecuménico y asegura sus oraciones por Su Santidad, Bartolomé I, y por su iglesia.

Gracias al patriarca Atenagoras y el Papa San Pablo VI es posible el diálogo fraternal entre Delegaciones

Así mismo, el Papa señala que el intercambio de Delegaciones entre la Iglesia de Roma y la Iglesia de Constantinopla, con motivo de sus respectivos días de fiesta, “se ha convertido en una costumbre alegre a lo largo de los años y expresa el vínculo profundo que une a nuestras dos Santidades”. Y a pesar de siglos de malentendidos mutuos, diferencias y silencio entre ambas Delegaciones, Francisco asegura que el Espíritu Santo les ha permitido “recomenzar un diálogo fraternal”. Diálogo que ha sido posible gracias a los esfuerzos de sus predecesores, el patriarca Atenagoras y el Papa San Pablo VI, quienes han permitido “redescubrir los lazos de comunión” que siempre han existido entre ellos.

Llamado urgente de proclamar juntos el Evangelio

El Papa también escribe en su mensaje que ambas iglesias, con un sentido de responsabilidad hacia el mundo, han sentido el llamado urgente de proclamar el Evangelio a todos los hombres y mujeres y es gracias a este llamado – dice el Papa - que “podemos trabajar juntos hoy en la búsqueda de la paz entre los pueblos, la abolición de todas las formas de esclavitud, el respeto y la dignidad de todo ser humano y el cuidado de la creación”. Además – añade – con la ayuda de Dios, a través del encuentro y el diálogo en los últimos 50 años, “ahora experimentamos estar en comunión”, a pesar de que “aún no es plena y completa”. Ante esto, Francisco asegura que la búsqueda del restablecimiento de la “comunión plena” debe ser ante todo “una respuesta a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo” porque unidos, “brindamos una respuesta más efectiva a las necesidades de tantos hombres y mujeres de nuestro tiempo, especialmente aquellos que sufren de pobreza, hambre, enfermedades y guerra”.

Imprescindible unidad de los cristianos ante las tragedias actuales

Al final de su mensaje, el Santo Padre puntualiza que en un mundo herido por el conflicto, “la unidad de los cristianos es un signo de esperanza que se debe irradiar de manera más visible” y expresa su profunda gratitud a Su Santidad Bartomolé I por su presencia en el día de la oración y la reflexión por la paz en el Oriente Medio, celebrada el pasado 7 de julio en Bari. “Es una fuente de gran consuelo compartir con Su Santidad las mismas preocupaciones por la trágica situación de nuestros hermanos y hermanas en la región” finaliza.