El Papa viaja a los Emiratos: llovía esta mañana, signo de bendición.

Esta mañana ha llovido en los Emiratos y la lluvia, rara en esos países, se considera un signo positivo: "¡Esperemos que todo sea así!”. El Papa Francisco, en vuelo rumbo a Abu Dhabi, saluda a los periodistas que lo acompañan. Francisco fue presentado por las palabras del director ad interim de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, quien dijo: "Santo Padre, parece que fue ayer cuando estábamos en el vuelo de regreso de Panamá. Entre los muchos carteles de bienvenida había uno de la comunidad musulmana en Panamá que decía: “Bienvenido Papa Francisco, hombre de Paz”. Con este espíritu creo que lo esperan en los Emiratos, como hombre de paz, para fortalecer el diálogo.

El Papa agradeció primero a los periodistas por su presencia, y luego añadió: "Esta mañana he oído la noticia de que estaba lloviendo en Abu Dhabi y que en este lugar es considerado como una señal de bendición. Esperemos que todo sea así".

Luego Francisco continuó diciendo: "Les he traído una imagen hecha en el monasterio de Bose, una copia, para que se la lleven a casa. Se trata del diálogo entre los ancianos y los jóvenes. Estoy muy preocupado por esto y creo que es un reto”.

La imagen, distribuida a los periodistas por el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, muestra a un joven monje cargando a un anciano sobre sus hombros.

En la habitual ronda de saludos personales a los periodistas, regalaron al Papa dulces preparados por monjas que cuidan de los enfermos pobres. Y al Pontífice le contaron la historia de un médico de los Emiratos que estudió en Italia y que en las últimas semanas, con ocasión del viaje apostólico y en homenaje a Francisco, decidió operar gratuitamente a un centenar de niños víctimas de la guerra en Yemen.

Por su parte, un fotógrafo de la agencia ANSA, de origen genovés, regaló al Papa una camiseta con la imagen del Puente Morandi, que se derrumbó el pasado mes de agosto.