El Papa junto a los Cardenales y Obispos de la Curia Romana, celebran los Ejercicios Espirituales en preparación a la Pascua.

“Les pido a todos ustedes que se acuerden en sus oraciones de mí y de mis colaboradores de la Curia romana; esta tarde comenzaremos la semana de Ejercicios Espirituales”. Con este tuit publicado ayer, Primer Domingo de Cuaresma, en su cuenta oficial de tuiter @Pontifex, el Santo Padre recordó cuanto hará durante esta semana, en la Casa del Divino Maestro de Ariccia, en la zona conocida como los Castillos de Roma, que forman un grupo de municipios de la Provincia de Roma, a corta distancia al sureste de la capital italiana, en las colinas Albanas.

Quedan suspendidas las audiencias pontificias

El Papa Bergoglio, junto a los Cardenales y Obispos de la Curia Romana permanecerá en esta localidad hasta al viernes 15 de marzo. Y como es habitual en estos casos durante esta semana de Ejercicios Espirituales se suspenden todas las audiencias pontificias, incluida la General del próximo miércoles 13 de marzo, en que, además, se cumplirá el sexto aniversario de su elección a la Cátedra de Pedro.

La primera predicación del Abad Bernardo Francesco Maria Gianni, Prior de la Abadía de San Miniato al Monte en la ciudad italiana de Florencia tuvo lugar ayer, a partir de las 18.00 y en que comenzó a abordar el tema conductor elegido que es: “La ciudad de los deseos ardientes. Para miradas y gestos pascuales en la vida del mundo”.

Mientras el Papa Francisco escuchaba sus palabras, sentado en cuarta fila, el predicador invitó a ver “el rostro de Jesús muerto y resucitado que recompone nuestra humanidad, incluso aquella fragmentada por las labores de la vida o marcada por el pecado", como imagen de la misericordiae vultus. Y afirmó, entre otros conceptos, que en su misión las personas consagradas están llamadas a "una vida sencilla y profética en su sencillez, en la que se tiene al Señor ante los ojos y en las manos”, sin que sirva nada más.

Sí, porque la vida es Él, la esperanza es Él, el futuro es Él. “La vida consagrada es esta visión profética en la Iglesia, es la mirada que ve a Dios presente en el mundo, aunque muchos no se den cuenta”; tal como el mismo Santo Padre lo afirmó el pasado 2 de febrero al dirigirse a las personas consagradas. “Son palabras – dijo el Abad Gianni – que creo que pueden resonar aquí para todos nosotros”.

Dos meditaciones diarias en preparación a la Pascua

De lunes a jueves el predicador propondrá dos meditaciones diarias que comenzarán, respectivamente, a las 10.00 y a las 16.30. Mientras el viernes 15 de marzo, el Abad Bernardo Francesco Maria Gianni ofrecerá sólo la matutina, después de lo cual el Papa y la Curia Romana regresarán a la Ciudad del Vaticano. Este retiro comienza cada día con la celebración de la Misa y se concluye con las Vísperas y la Adoración Eucarística.