Charis: Se trata de compartir la gracia del Bautismo en el Espíritu Santo a toda la Iglesia,

¿Qué es Charis?

Es un servicio que el Papa ha querido para desarrollar su trabajo en beneficio de todas las expresiones de la Renovación Carismática Católica, que ha iniciado en la Solemnidad de Pentecostés su misión. Se trata de servir a toda la renovación carismática para hacer llegar la experiencia carismática y el bautismo en el Espíritu Santo a toda la Iglesia y a todo el mundo.

«Creíamos que el bautismo nuestro era sólo para nosotros y teníamos miedo de presentarlo a los demás. Pero ahora el Papa no sólo nos abre la puerta, sino que nos da una misión y quiere que esa experiencia sea para toda la Iglesia»: lo afirma con alegría José Prado Flores, de origen mexicano y uno de los miembros de la delegación del servicio internacional de comunión que se encargará de realizar la misión asignada por el Romano Pontífice.

Bajo Charis, “cada realidad carismática seguirá siendo lo que es, en pleno respeto a su propia identidad, y permanecerá bajo la jurisdicción de la autoridad eclesiástica de quien depende. Cada realidad carismática podrá usar libremente, para el cumplimiento de su misión, todos los servicios que CHARIS prestará, objetivo fundamental que el nuevo organismo se propone”.

El grupo que realizará esta misión está compuesto por 18 personas en representación de los distintos idiomas y continentes bajo la guía de un moderador, el Prof. Jean-Luc Moens. En el caso específico del continente americano se cuentan cuatro delegados provenientes de Argentina, Guatemala, México y Estados Unidos. Acerca de la misión de evangelización y la identidad de este nuevo servicio mundial, José Prado Flores explica que seguirán «evangelizando como lo estamos haciendo, pero ahora subrayando mucho más el anuncio kerigmático, también llamado ‘primer anuncio’ que termina con una nueva efusión del espíritu Santo que llamamos, bautismo en el Espíritu Santo”, (cfr Hechos 1,5). «Esta es nuestra identidad que se identifica también con nuestra misión», asegura.

Sobre el objetivo de “compartir la gracia del bautismo en el Espíritu Santo” a toda la Iglesia, para que la Iglesia viva un “Nuevo Pentecostés”, el nuevo delegado explica: «algunos le llaman Nuevo Pentecostés, otros le llaman “mi Pentecostés” personal, pero se trata de una nueva definición del Espíritu que no es lo mismo que nuestro bautismo, nuestra confirmación, si no que es otra cosa distinta: después de proclamar a Jesús como Salvador y Señor personal, se pide una nueva efusión del Espíritu Santo, y se experimenta esta nueva vida que Jesús vino a traer y que nos regala gratuitamente».

Pero, ¿es tan simple?

«El bautismo en el Espíritu Santo es fruto de la creatividad de la imaginación de Dios y de su misericordia – continúa el Sr. Prado Flores - ; basta abrirnos, confesar que Jesús es mi Salvador personal, proclamar su señoría en nuestra vida entregándole “toda” nuestra vida, y vivir esa experiencia de bautismo en el Espíritu Santo»

«Como en la Iglesia tenemos el Credo que dice que hay “un solo bautismo”, se crean muchos conflictos teológicos, doctrinales, pero la realidad es que el bautismo en el Espíritu Santo no se entiende hasta después de haberlo experimentado».

¿Qué mensaje daría a la gente?

 «A todo el mundo le diría que primero, experimente. No quieras entenderlo porque “antes” no se entiende. “Antes”, entramos en conflictos teológicos, de discusión de doctrina. Mejor ábranse, experimenten lo que es el poder del Espíritu Santo que nos lleva a la experiencia de Dios Padre misericordioso».

¿Cuál es el significado de la palabra “Charis”?

«Charis es un acróstico sobre la renovación carismática: Catholic Charismatic Renewal International Service. Es una abreviatura, pero la palabra “Charis” es muy hermosa, porque es una palabra griega que significa “gracia”, gratuidad. ¿Por qué gratuidad? Porque la salvación es gratuita, signo de la gracia: hemos sido salvados por la “gracia”, dice San Pablo, no por nuestros méritos, sino que Dios ha querido salvarnos “gratuitamente” para que nadie se gloríe en sí mismo, sino que demos gloria al Señor. Charis va al corazón de la Buena Noticia que San Pablo definió, en Hechos 20, 24, el “Evangelio de la Gracia”: gracia de Dios, es decir que la salvación es gratuita. Éste es el gran mensaje que queremos dar, y aprovechamos este nombre para ir al corazón, a la médula, a lo esencial de la Buena Noticia de Jesús que vino a regalarnos la salvación.