Terroristas en el norte de Burkina Faso asesinan a cuatro católicos.

Cuatro católicos fueron asesinados el jueves 27 de junio por un grupo de hombres armados no identificados en la localidad de Bani, situada a 10 kilómetros de Bourzanga, en el norte de Burkina Faso, según ha informado en un comunicado el director del Centro Diocesano de Comunicación (CDC), el abad Victor Ouedraogo.

Entre los fallecidos figuran dos hermanos. Los terroristas llegaron a la localidad y encontraron a la población conversando afuera, como es habitual cuando cae la noche, por lo cual les ordenaron que regresaran a sus casas. 

A continuación, según el relato del CDC difundido por la agencia de noticias europa press, los terroristas procedieron a la identificación de todos comprobando si llevaban signos religiosos como cruces, medallas o nombres cristianos y mataron a cuatro de ellos. Los cuatro, según la fuente, llevaban un crucifijo en el cuello. Además de ejecutar a los hombres, dos de ellos hermanos, procedieron a incendiar la tienda de uno de estos últimos.

El CDC ha recordado, que con este nuevo ataque ya son doce cristianos asesinados en los últimos dos meses en el país a manos de terroristas. Tal como ocurrió el 13 de mayo cuatro personas fueron asesinadas en la parroquia de Bam, mientras que otras cuatro fueron asesinadas el 26 de junio en la de Titao.

Según explica Ouedraogo, el "modus operandi" de estos sucesos "ilustran que se trata de ataques selectivos contra cristianos". "Ante los ataques cada vez más frecuentes y las amenazas crecientes, muchos cristianos han comenzado a abandonar sus localidades para acudir al centro de las parroquias", ha explicado en su comunicado.

Asimismo, en los últimos meses se ha intensificado la violencia intercomunitaria en Burkina Faso, al igual que en otros países de la región, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores y que ha provocado el desplazamiento de miles de personas.