2 de agosto: Día de la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, el gran perdón o «Indulgencia de la Porciúncula»

San Francisco de Asís y sus primeros seguidores tuvieron como hogar la Porciúncula en Asís, Italia. En ese lugar San Francisco pidió a Cristo, mediante la intercesión de la Reina de los Ángeles, el gran perdón o «Indulgencia de la Porciúncula» que hoy podemos ganar. Que luego fue confirmada por el Papa Honorio III a partir del 2 de agosto de 1216. En esta Iglesia murió San Francisco.

Gracias Señor por tu amor y misericordia para con nosotros pecadores. Alégrate, somos amados, perdonados y salvado.

Es propicio recordar cómo ganar la Indulgencia Plenaria:

1. Tener la intención de ganar indulgencias
2. Confesión Sacramental
3. Comunión Eucarística.
4. Orar por las intenciones del Santo Padre (Padre Nuestro, Ave María y Gloria) para afirmar la propia pertenencia a la Iglesia, cuyo fundamento y centro visible de unidad es el Romano Pontífice
5. No tener afecto a pecado alguno (ni venial siquiera) esto es importante. Aquí recomiendo siempre ceder la indulgencia a algún familiar o amigo difunto... Ya que ellos si están ya fuera todo afecto al pecado.
6. Visitar la Porciúncula, alguna Iglesia Franciscana, la Catedral o tu Iglesia parroquial. Desde ayer al medio día hasta hoy a la media noche.

Hoy es un día de perdón, San Francisco deseaba que TODOS fuéramos al cielo por esto él pidió este don del gran perdón para este día. Aprovechemos y ganemos esta indulgencia Plenaria.

¡Ven Espíritu Santo! Fluye de mi corazón y de nosotros toma absoluta y radical posesión. Amén.

¡Alabado sea Jesucristo!