El Papa esta mañana, dedicó su oración por el pueblo de Ecuador.

El Papa esta mañana, dedicó su oración por el pueblo de Ecuador. Y encomendó a la Virgen que ponga paz y acompañe sobre todo a los indígenas. Tras haber pedido a Dios, para que los trabajos del sínodo sigan en el espíritu de la cooperación, el Papa recordó el conflicto que se ha vivido en el Ecuador.

"Encoméndemos a nuestra Madre a los hermanos ecuatorianos que han sido muertos en estos días, heridos, perseguidos, presos, que Ella ponga paz y los acompañe en este momento de tanto sufrimiento, sobre todo entre los indígenas del Ecuador”.

Declaraciones de Patricia Gualinga

Patricia Gualinga, líder indígena del Pueblo Quíchua de Sarayaku, en la defensa de los derechos humanos de la comunidad, ella tuvo problemas para salir del país debido al conflicto, apenas anoche llegó a Roma, para asistir al sínodo, debido a la situación de tensión.  Como dijo Gualinga este paro nacional, ha provocado una de las crisis más fuertes de los últimos años en el país. Y expresó su satisfacción por la decisión tomada ayer, cuando las partes llegaron a un punto de acuerdo, como es la derogatoria del decreto y la construcción de un nuevo decreto, permitiendo que el Ecuador vuelva a vivir un ambiente de paz y un ambiente de esperanza.

En la pausa del café en el sínodo, se acercaron al Papa, Patricia Gualinga, y algunos obispos ecuatorianos, quienes por algunos largos minutos pudieron intercambiar con el Papa, la situación, el balance y alcance del diálogo logrado.  Sobre todo, les expresó su satisfacción al saber que los indígenas no usaron la violencia para tratar el conflicto.

Mons. Cob Vicario Apostólico de Puyo

Por su parte Mons. Rafael Cob García, Vicario Apostólico de Puyo, Ecuador dijo que una vez más se vio la solidaridad entre obispos, como “dice San Pablo, cuando un miembro sufre todo el cuerpo sufre con él”, no se hicieron esperar comunicados de los obispos de Latinoamérica y especialmente de la Repam, expresando su solidaridad.  Hay esperanzas de que regrese la paz, porque como dijo el obispo, Ecuador ha sido un país de paz, de armonía, “queremos que verdaderamente todos vivamos como hermanos, que el pueblo indígena, así como el pueblo mestizo caminemos juntos para construir este Reino de Dios, y en este trabajo de cuidar nuestra tierra, los territorios que son parte de la vida de estos pueblos. Por eso, dijo, estamos contentos y con esperanza de que Dios siga ayudándonos y fortaleciéndonos para que caminemos juntos y vivamos en la paz y en la armonía”.

Después de once días de protestas que dejaron siete fallecidos, según la Defensoría del Pueblo, aunque los indígenas contabilizan diez decesos, se ha llegado a una solución para la paz y para el país. Al iniciar ayer el diálogo, Moreno felicitó a los indígenas por haberse desmarcado de los grupos violentos. "Ustedes no son responsables de lo que ha pasado estos días", les dijo a los indígenas durante las conversaciones, que se realizaron bajo el auspicio de la Conferencia Episcopal y el Sistema de Naciones Unidas en Ecuador.