Preparándonos para Pentecostés: Hoy comienza la Novena al Espíritu Santo.

La novena en honor del Espíritu Santo es la más antigua de todas las novenas ya que fue la primera novena hecha, bajo el mandato del mismo Señor, cuando les dijo a sus apóstoles que permanecieran en Jerusalén en espera de la venida del Espíritu Santo, en el primer Pentecostés. (Hechos de los Apóstoles 1, 4-8)

Es, aún hoy, la única novena oficialmente prescripta por la Iglesia. Dirigida al Señor y Dador de Vida, es una plegaria poderosa para alcanzar la luz, la fortaleza y el amor de los que cada cristiano es tan necesitado.

El Espíritu Santo, Tercera Persona de la Trinidad, ocupa puesto preeminente en la espiritualidad neotestamentaria, en la oración litúrgica y en la piedad cristiana. El Espíritu Santo invisible infunde en el alma el don de la caridad, de la paz y de la simplicidad interior. De ahí que se le represente en forma de lengua de fuego y de sencilla paloma. Es más que devoción, es la verdadera espiritualidad que todos debemos tener en primer lugar, esta espiritualidad al Espíritu Santo arranca del Bautismo. En la gratuidad de gracia que recibimos nos hace "hijos" en el Hijo y "templos" en el Espíritu. Mantiene la sabiduría de las "cosas altas" en nosotros y el amor de Dios en la comunidad de creyentes. El don del Espíritu se nos hace pleno en la Confirmación, nuestro “Pentecostés personal”, explica para La Voz de María Cristóbal Flores, colaborador de nuestra radio.

Los invitamos para que con toda nuestra mente y corazón oremos, vivamos este tiempo de preparación (la novena) y estar listos para recibir la “Fuerza que viene de lo alto” (la Pascua en plenitud), es así que llegaremos a ser verdadero testigo de Jesucristo en el mundo.

A continuación una novena por la Unción del Espíritu Santo: